Act CREA Destacados

Rodrigo Avilés: “Necesitamos que la gente tenga un rol activo en los cambios, debemos terminar con los abusos en este país”

Feb 06, 2016 Fundación Crea

“No quiero que esto que me pasó a mí, le pase a otro, yo no soy un mártir esto que viví le puede pasar a cualquiera”, son una de las primeras declaraciones de Rodrigo Avilés, el joven estudiante de Letras de la Universidad Católica y militante de la Unión Nacional Estudiantil (UNE), que resultó gravemente herido tras recibir el impacto del chorro de un carro lanzaguas de Carabineros en las manifestaciones del 21 de mayo de 2015.

En entrevista con la Revista El Sábado de El Mercurio, Rodrigo Avilés hizo una recopilación de las distintas situaciones que ha debido afrontar durante ocho meses de recuperación, además de ratificar su compromiso por la necesidad de generar importantes cambios sociales y analizar la actual situación de la justicia chilena y del desarrollo de la democracia en nuestro país.

“Ese día Bachelet haría anuncios sobre la gratuidad en su discurso y nosotros queríamos manifestar con fuerza la necesidad ciudadana de cambios ante los que seguíamos esperando una respuesta del Gobierno”, es una de las principales cosas que recuerda Avilés de lo ocurrido el 21 de mayo pasado.

Para Rodrigo Avilés hay responsabilidades claras en su caso y clarifica que la principal responsabilidad no reside en el pitonero que conducía el carro lanzaguas ese día. “Está por un lado el gesto humano y por otra las responsabilidades institucionales de la justicia militar y del Ministerio del Interior que deben ser revisadas, para prevenir la posibilidad de que sucedan casos similares. Aquí el problema es mucho mayor y tiene que ver con la estructura jerarquizada de las fuerzas militares”, señaló.

Respecto a lo que significó el ataque que sufrió por parte de FFEE y de su significado a nivel social el joven es claro y asegura que “me doy cuenta de que a brutalidad de mi caso afectó e indignó a otros, que generó empatía, que de alguna manera la ciudadanía sintió que le podría haber pasado a alguno de sus hijos o amigos. Y que entonces había que hacer algo por evitarlo.

Para Rodrigo Avilés hay responsabilidades claras en su caso y clarifica que la principal responsabilidad no reside en el pitonero que conducía el carro lanzaguas ese día. “Está por un lado el gesto humano y por otra las responsabilidades institucionales de la justicia militar y del Ministerio del Interior que deben ser revisadas, para prevenir la posibilidad de que sucedan casos similares. Aquí el problema es mucho mayor y tiene que ver con la estructura jerarquizada de las fuerzas militares”, señaló.

portada revista

“Funcionarios como él –pitonero- tienen que cumplir órdenes. Aquí hay una responsabilidad que le cabe al Estado. Centrar la mirada sólo en ese hombre es equivocado”, sentenció Avilés.

Por otra parte también apuntó a la responsabilidad de la clase política para con sus ciudadanos y el respeto a derechos primordiales, como el de poder manifestarse libremente. En este marco se refirió a la resolución de la Corte Suprema, de no desaforar al diputado Gustavo Hasbún (UDI), tras una serie de declaraciones en que trató de delincuente y encapuchado al joven estudiante. “La resolución vuelve a abrir una vez más la problemática de la democracia en Chile y eso es algo que nos interpela a todos y a todas. En lo personal reafirma la necesidad de que la gente se haga parte y tenga un rol activo en los cambios que necesitamos para terminar con los abusos en este país”.

Finalmente Avilés habló de su futuro y los cambios que ha traído consigo la agresión sufrida el 21 de mayo por parte de FFEE de carabineros. “La política para mí es una forma de vida y el que nace chicharra muere cantando, pero primero tengo que recuperarme (…) Si hay algo que he aprendido en estos ocho meses es el valor del ahora y la potencia de lo colectivo. Cuando alguien me saluda en la calle es lo que digo, la unión hace la fuerza. Y aquí sigo”.