Minutas

Minuta sobre el Sistema de AFP

Jul 24, 2016 Fundación Crea

El escándalo conocido a principios de este mes, sobre los casos de millonarias pensiones y aumentos de sueldos en el servicio de Gendarmería que mantiene cuestionada la Ministra de la cartera, Javiera Blanco, no sólo ha agudizado la crisis política existente y el cuestionamiento a la clase privilegiada del país, sino que ha amplificado las críticas hacia el Sistema de las AFP que desde sus comienzos ha empobrecido a la población con jubilaciones que en promedio no superan los 190 mil pesos.

Tal problema social ha sido abordado por parte de las Administraciones del Estado de manera deficiente, privilegiando el mantenimiento del sistema de las AFP y su mecanismo de capitalización individual, con medidas subsidiarias y de “salvavidas” que permitan sostener el esquema actual, como lo haría la primera administración de Bachelet y la creación del Pilar Solidario como medida de fortalecimiento al sistema de pensiones, para el cual, por ejemplo, se asignaron unos US$ 1.800 millones en la Ley de Presupuestos 2016.

Al mostrar la composición de las pensiones actuales aparecen antecedentes aún más desoladores, el aporte fiscal de diciembre del 2015 por subsidios hacia el sistema fue de un 84% del monto de las pensiones pagadas por las AFP, mejoradas a través del Aporte Solidario Previsional (APS) con un monto promedio mensual de $ 79.424 por pensión al cierre del 2015, y que según datos de la Superintendencia de Pensiones significa un gasto fiscal promedio del orden de US$ 56 millones ($ 38.815 millones) y beneficia a 676.856 personas.

Es así como la crudeza de las AFP ha eliminado toda posibilidad de tener por derecho una vejez digna, ya que opera desde la lógica de ahorros forzados que recauda de sus afiliados y del Estado, e inyecta a los mercados financieros y al gran empresariado, financiando con los ahorros a los mismos controladores del mercado del trabajo y sus relaciones de poder

¿Qué provoca que, a pesar de conocer los datos catastróficos del Sistema de AFP no se visualice su eliminación y el cambio hacia un sistema justo y solidario?

Los defensores del sistema de AFP, como es costumbre, para explicar tal catástrofe social, recurren a los argumentos de siempre: el problema es que los salarios de los trabajadores chilenos son bajos, se registran muchas lagunas previsionales, se cotiza poco y aumentó la esperanza de vida.

En otras palabras, la culpa no es de las AFP, sino de los trabajadores, la demografía y los parámetros que utiliza el sistema desde 1981 –baja tasa de cotización y una edad legal de jubilación baja y diferenciada–.