Const Gob Opinion

Finalizó la primera etapa restringida del Proceso Constituyente: ¿Y ahora qué?

Ago 29, 2016 Felipe Cárcamo

¿Podrán las fuerzas emergentes que defienden transformaciones estructurales para Chile, comprender las diversas etapas del Proceso Constituyente y poder enfrentar de forma favorable los escenarios políticos?

El pasado sábado 06 de agosto el Ejecutivo junto al comité político de La Moneda  señalaba el éxito del Cabildo Regional realizado en las diferentes latitudes del país, a su vez, la “gran convocatoria” del proceso en general cifrada por el Ministro Marcelo Díaz en más de 230 mil personas –cifras entregadas por La Tercera—, según datos preliminares. Sin embargo, para diversos sectores de la Nueva Mayoría como de Chile Vamos, causó sorpresa que la presidenta señalara que la sistematización de las Bases Ciudadanas compuestas por todo este proceso será reflejo de un Proyecto de Ley de Nueva Constitución “vinculante” y ya no de una “opinión ciudadana considerada”.

Cabe señalar que el Proceso Constituyente impulsado por el Gobierno lo conforma un equipo de sistematización técnico y descriptivo de los resultados obtenidos en cada instancia “participativa”. Incluso como han mencionado miembros del equipo de sistematización, el análisis de resultados no es “interpretativo”, esto debido a que la estructura del proceso no considera en ninguna instancia mecanismos de deliberación a la ciudadanía sino que lo delega al Parlamento, síntoma profundo de un Proceso Constituyente profundamente Restringido desde sus orígenes.

En una primera instancia esto significaría que el Proceso Constituyente restringido del Ejecutivo ha tomado un matiz diferente al inicial, y se habría configurado una primera y nueva etapa de un Proceso Constituyente Ampliado. Pero al parecer esto no es así. Por lo que resulta interesante proyectar qué es lo que prosigue, y por qué su carácter continúa siendo restringido y acotado.

LA SISTEMATIZACIÓN DE LAS BASES CIUDADANAS: ¿REALMENTE VINCULANTE?

La sistematización es la siguiente etapa que se ha estado desarrollando y consiste en ordenar de forma descriptiva los resultados de las diversas etapas previas –participación individual, encuentros locales, cabildos provinciales y cabildos regionales—, la cual está sujeta a los procedimientos considerados por el Consejo de Observadores (CCO), el Gobierno, como también otros centros de estudios, organizaciones y ciudadanía en general. Y que pretende desembocar en la producción de un Informe Final. Mayor información en http://www.sistematizacionconstitucional.cl/.

Ahora bien, resulta interesante el anuncio de la presidenta Bachelet cuando señala que la sistematización de las Bases Ciudadanas será vinculante, ya que existen una serie de irregularidades previas que nos develan que el proceso continúa un camino restringido iniciado a finales del 2015 con la etapa de “Educación Cívica”.

La presidenta Michelle Bachelet junto al comité político anunció el pasado sábado 06 de agosto en el Cabildo Regional Metropolitano, que la sistematización de las Bases Ciudadanas de las etapas desarrolladas por el Proceso Constituyente tendría carácter vinculante, sorprendiendo a diversos partidos y organizaciones del mundo social. Pero esto no necesariamente quiere decir que la propuesta que enviará el ejecutivo al Congreso sea la expresada por la ciudadanía durante estos meses, sino que representan la continuidad de un proceso restringido. 

Durante el mes de junio algunos miembros del CCO advirtieron que no se incluyeron alrededor de 13.000 actas de los encuentros locales y que sólo 1.300 habían sido validadas (por el Minsegpres), tras una serie de problemas en la página web, su sistema de autoguardado y conexión, mencionaba el presidente del CCO, Patricio Zapata. Esto culminó en una reunión del CCO con el reciente ministro del Interior de ese entonces, Mario Fernández, el cual tenía la tarea de reforzar y mejorar las etapas de cabildos provinciales y regionales.

Por otro lado, el pasado lunes 01 de agosto el Comité de Sistematización (CS) –compuesto por María Cristina Escudero, Ignacio Irarrázaval y Rodrigo Márquez– elabora una respuesta a las Cartas al Director realizada por El Mercurio el sábado 30 de julio “Nuevas falencias en el proceso constituyente”, apuntando a las diversas críticas dirigidas sobre la cuestionada representatividad del informe sobre los encuentros locales y por tanto desconfianza en el provincial y regional, como también en irregularidades del CCO y el proceso de sistematización.

Son críticas provenientes de sectores conservadores y que apuntan a desvalidar la idea y necesidad de una Nueva Constitución para Chile, pero resulta interesante y no menos cierto en cómo se ha conducido el proceso y sus diversas inexactitudes durante el presente año. El CS se defiende y menciona que si bien un número importante de actas no fueron consideradas en la primera entrega de sistematización realizado públicamente el 22 de julio, éstos podrían ser incluidos en el informe final, “si es que cumplen con los criterios correspondientes”. Lo cual queda sujeto al comité y sus observaciones.

Los tres informes entregados públicamente por el CCO, corresponden a los resultados de los Encuentros Locales Autoconvocados (ELA) y Consulta individual realizados en todas las provincias de Chile y provenientes del extranjero; los Cabildos Provinciales; y recientemente, los Cabildos Regionales. Las diversas tablas de frecuencias develan que existen amplios acuerdos totales de los participantes en Derechos a la educación, salud, viviendo digna, seguridad social, sindicalizarse y a la negociación colectiva; a principios como la democracia, igualdad, descentralización, y a su vez, a  instituciones como la Asamblea Constituyente Plebiscitos, referendos y consultas, por nombrar algunas.

Si bien, se demuestra que existen acuerdos amplios y sustantivos de la sociedad chilena en avanzar hacia una sociedad de Derechos y profundamente democrática – recientes ejemplos son las multitudinarias marchas en todo Chile contra el sistema de AFP—, estos resultados deberán enfrentarse al fin de cuentas al desenlace y decisión del Gobierno quienes han empujado y definido una “etapa participativa testimonial”.

En este sentido, tanto las irregularidades de la primera etapa participativa del ejecutivo, como el desenlace final de las Bases Ciudadanas, deberán enfrentarse y validarse en la personificación de la presidenta Michelle Bachelet, que al parecer anuncia un giro y estos resultados serían “vinculantes”, pero que sin embargo, responden a cómo el ejecutivo encuentra mecanismos comunicacionales para legitimar el proceso en sí como también la posible propuesta para una Nueva Constitución.

BASES CIUDADANAS NO VINCULANTES: LOS PRÓXIMOS DESAFÍOS PARA UN PROCESO CONSTITUYENTE AMPLIADO

Durante los últimos meses del presente año, el Gobierno debiera presentar públicamente una propuesta para una Nueva Constitución y enviarla al Parlamento para que éste durante el 2017 discuta la propuesta y luego de eso, determine el mecanismo (2018). El proceso constituyente oficial ha implicado diversas limitantes desde un comienzo para la ciudadanía, organizaciones, y el Movimiento Social en general, los cuales han sido partícipes en los últimos años de la discusión sobre diversas temáticas que apuntan modificar el carácter del Estado subsidiario, centralista, y uninacional, que permita avanzar profundamente hacia un diseño político-social-económico radicalmente democrático y que dé cobertura de los derechos sociales.

El Proceso Constituyente Restringido del Gobierno ha pasado por diversas etapas, finalizando con la sistematización y elaboración de las Bases Ciudadanas. Por lo que en estas semanas y meses venideros es de esperar un clima comunicacional apagado con lo que respecta a la elaboración de la Nueva Carta Fundamental, para tornarse dentro del álgido debate en las próximas Elecciones Municipales del mes de octubre, como también, al momento en que el Ejecutivo presente públicamente su propuesta. En ése momento, el Proceso Constituyente Restringido se enfrenta a un nuevo panorama: incierto y difuso, pero que reabre la necesidad de comprender que el Proceso Constituyente como tal no se restringe a los tiempos del Gobierno (aunque el Ejecutivo lo interpreta así), pero que debe ser un proceso amplio el cual está inmerso en una lucha política que pasará por diversos momentos de mayor y menor impacto.

En este sentido, un próximo escenario importante para el Proceso Constituyente Restringido, son las Elecciones Municipales. Este nuevo escenario puede transformarse en nuevos puntos de convergencias en torno a la profundización y ampliación del Proceso Constituyente, como también la incidencia que den las elecciones municipales en las propuestas sobre el mismo proceso.

La conformación de nuevos referentes políticos en estos periodos –de menor y mayor impacto— que se diferencien radicalmente del proyecto país impulsado y defendido por la Nueva Mayoría y Chile Vamos, serán claves para avanzar hacia un Proceso Constituyente Ampliado que permitan constituir un escenario político favorable para el mundo social e “incluir de forma vinculante en sus “Bases Ciudadanas” demandas y propuestas para un Chile profunda y radicalmente democrático.

¿Podrán las fuerzas emergentes que defienden transformaciones estructurales para Chile, comprender las diversas etapas del Proceso Constituyente y poder enfrentar de forma favorable los escenarios políticos?