Destacados Minutas

Contingencia y análisis de fuerzas políticas – lunes 6 de noviembre

Nov 06, 2017 Fundación Crea

La discusión sobre los programas de gobierno en la antesala del último debate presidencial

Por Andrés Cabrera

El predominio mediático que ha tenido la discusión en torno a los programas de gobierno durante la última semana, probablemente quedará sellado hoy lunes en el Debate de la Asociación Nacional de Televisión (Anatel); la última confrontación relevante en la que participarán las 8 candidaturas que disputan la presidencia.

En el debate de hoy, la alusión a los programas de gobierno será uno de los temas más controversiales, en gran medida, porque el inicio de esta semana estuvo antecedido por la discusión en torno a los documentos programáticos de los candidatos que marcan primero y segundo en las encuestas, los cuales, mostraron falencias de contenido y errores táctico-comunicacionales que alimentaron la crítica de sus adversarios. Para la gran mayoría de las candidaturas -a excepción de Piñera- esta noche se juega el todo o nada.

En el caso de Sebastián Piñera, a pocas horas de que se desarrollara el lanzamiento del documento “Construyamos tiempos mejores para Chile” el pasado 30 de octubre, surgió la noticia de que dicho programa incluía 21 obras licitadas y/o implementadas en el actual gobierno sin señalarlo, y que incluso incorporaba una ruta que ya está operando.

El antecedente empañaba el propicio ambiente creado por la intelectualidad orgánica piñerista tras los resultados de la encuesta CEP, dados a conocer tan solo unos días antes (miércoles 25).

La contención de las críticas por parte del comando estuvieron lideradas por Andrés Chadwick,[1] sin embargo, su actuación fue retrocediendo de la escena cuando la crítica se traslado hacia Alejandro Guillier, quien mencionó el lunes pasado que el programa de Fuerza de la Mayoría lo daría a conocer después entre la primera y segunda vuelta presidencial.

El objetivo táctico de esta decisión -tal como han destacado autores como Jorge Correa Sutil[2] y Max Colodro[3]– fue la de allanar el camino hacia la convergencia de la centro-izquierda e izquierda de cara a la segunda vuelta, cuestión que terminó siendo todo lo contrario, ya que permitió alimentar la crítica de sus adversarios; agudizada tras el anuncio de que antes de primera vuelta se lanzaría un “compendio” del programa (una especie de “síntesis destilada”). El error táctico no sólo fue un regalo para la derecha que le permitió salir de una incómoda posición, sino que también y más grave aún, sumó un nuevo flanco de críticas para Alejandro Guillier, la cual se suma al delicado tema de las redes narcos que ha afectado directamente al PS e indirectamente a su candidatura.

Con este escenario de fondo, el debate de hoy es quizás la última instancia que tendrán las candidaturas para mejorar su posición de cara a la recta final de la campaña.

[1] Un breve análisis acerca de esta situación en: http://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2017/11/02/el-oximoron-de-chadwick-y-el-nuevo-relato-de-la-derecha-chilena/

[2] Disponible en: http://www.elmercurio.com/blogs/2017/11/04/55455/Postergacion-de-un-programa.aspx

[3] Disponible en: http://www.latercera.com/voces/critica-sin-retorno/