La confesión de Gerardo Varela: de la sátira al escarnio público