Primarias presidenciales: un enfrentamiento sin vasos comunicantes